LA GRATITUD QUE SALVA Lc 17,11-19

Muchas curaciones manifestaban el poder de Dios y la autoridad de Jesús yendo de camino hacia Jerusalén y ésta, la de los diez leprosos de manera particular, expresa sobre todo un proceso de fe que lleva desde la curación hasta la salvación. La unidad entre la gratuidad de Jesús y la gratitud humana le dan sentido al caminar del discípulo, aquel que no se conforma con un beneficio particular sino que decide volver sus pasos al encuentro con el Maestro.

 

1. Jesús va de Camino

Jesús va de camino a Jerusalén y en su itinerancia va dejando en las personas la misericordia del Padre. Aquellos leprosos, enfermos, excluidos de la comunidad también hacen camino y tal vez, de manera fortuita logran escuchar o ver a Jesús y deciden ir a su encuentro, hasta la cercanía permitida para exclamar con sus pocas fuerzas un poco de compasión.  Y es que cada día puede ser un marchar con las cargas de un lado a otro, o una posibilidad de encontrar a Jesús y aunque sea de lejos, sentirse invitado a la confianza. La fe se prende en tu corazón cuando pasas de estar centrado en tus enfermedades a ponerte de frente al encuentro con Jesús que pasa.

 

2. El camino es más que una curación

Caminar como discípulo es conducir los pasos tras el Maestro. No tras los milagros del maestro. Algunos andan en la fe apuntando solamente a la manifestación poderosa de Dios que cure, que saque de la crisis económica, que provea del pan, que solucione los problemas. Y el poder de Dios se muestra con más sencillez y claridad en el acontecer de la persona que teje cada día su vida desde la voluntad de Dios. El poder de Dios no se experimenta como un instante de gracia, sino como una existencia sostenida por la gracia. La curación es parte del camino, no es la prueba de que caminas. Lo que si define la vida de fe es la decisión de recibir a Jesús y seguirle con determinación. 

 

3. El Camino es Gratuidad Y Gratitud

Dos asuntos se toman la mano en esta curación, la gratuidad de la sanación y salvación de Jesús y la gratitud de aquel que se siente escuchado, mirado y sanado por Él. La gratuidad es la evidencia de que lo que hace Jesús es obra de Dios, es confirmación de Dios que acompaña y salva a su pueblo, y ante la enfermedad humana tiene respuesta: quiere la curación. La gratitud es precisamente la respuesta de quien ha comprendido que vale la pena ponerse delante de la mirada gratuita de Dios. Quien entiende y acoge la gracia,  empieza a vivir la salvación y descubre que hay un horizonte nuevo desde la mirada de Jesús. Piensa en cómo vives la gratuidad de Dios, si es realmente la novedad de cada día y el impulso que te lleva a estar continuamente agradecido.

 

Please reload

Posts destacados

¿QUÉ SIGNIFICA SER HUMILDE?

December 6, 2017

1/8
Please reload

Posts recientes

December 5, 2017

December 23, 2016

Please reload