¿Amas, valoras, te entregas o solo ganas dinero en tu trabajo?

October 5, 2015

 

Muchas son las preguntas que asaltan a los futuros graduandos universitarios ante la premisa de salir al mundo laboral. ¿Podré cumplir mi meta de trabajar en una pequeña, mediana o grande empresa?, ¿se me hará fácil o difícil presentar entrevistas laborales?, ¿cómo asumiré los retos y desafíos del momento?, ¿Cómo será mi jefe y mis compañeros? En definitiva, son muchos los cuestionamientos que se generan y que son resueltos con la experiencia de lo vivido.

 

Si eres una persona que está próxima a esta etapa, si ya has tenido la oportunidad de trabajar o simplemente estás cómodo y satisfecho con lo que estás haciendo, queremos hacerte la invitación de cuestionarte si amas, valoras, te entregas o si solo ganas dinero en tu trabajo.

 

A continuación, planteamos cinco aspectos que te permitirán reconocer a cuál de los ítems le das mayor prioridad:

 

1. ¿Cuál es el primer pensamiento que embarga tu mente cada mañana?

 

Cuando se tiene un gran motivador en la vida, un por qué tan fuerte para hacer lo que se hace, el primer pensamiento que producirá la mente será relacionado con hacer todo conforme a la ley del amor. Diferente, si cada día te levantas buscándole sentido a lo que haces y te la pasas levitando sin saber si vas o vienes, si impactas positiva o negativamente en los demás.

 

En definitiva, cada respuesta al primer pensamiento debería relacionarse con el servicio y el amor: “Dormí y soñaba que la vida no era más que alegría. Me desperté y vi que la vida no era más que servir  y el servir era alegría”. Rabindranath Tagore

 

2. ¿Qué tan proactivo eres?

 

¿Estás siempre en tónica de producir resultados, dar lo mejor de ti, de retarte, reevaluarte?, ¿estás esperando que te muestren a puño de lápiz cuáles son tus funciones y el camino que debes seguir?, ¿buscas tener planes de contingencia para estar preparado en situaciones adversas? o ¿en el momento de la crisis te desorientas, pierdes el rumbo y sientes no ser capaz de enfocar la mejor solución?

 

Dios nos regala talentos para que los multipliquemos responsablemente, muestra de ello lo relata el pasaje bíblico: “porque al que tiene le será dado, y tendrá más; al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado” (Mateo 25 -29).

 

3. Frente a la cantidad de tiempo que pasas en tu trabajo, ¿lo ganas o lo pierdes?

 

Puedes ser uno de los que ven la belleza que hay a su alrededor, disfrutar de cada proceso, deleitarse con el regalo de compartir con sus compañeros y en la magia de conocer cada mundo, o ser de los que desde el primer momento en pisar un lugar de trabajo está contando los minutos y las horas para retornar a casa y pasar el día sin un balance productivo.

 

4. ¿Hablas con emoción de lo que haces frente a tu familia, colegas y nuevos contactos?

 

Hablar de tus quehaceres con pasión y convicción es una prueba fehaciente del estado en el que se encuentra tu interés y el amor por lo que haces.

¿Qué tan fijos están tus argumentos para salvaguardar cualquier duda pasajera que pretenda hacerte cambiar de opinión frente a los altibajos que trae la cotidianidad?

 

5. ¿Cuál es tu meta?

 

Libremente tienes la capacidad de elegir cuáles son las prioridades en tu vida, si deseas darle el centro a tu realización profesional, si quieres adquirir conocimientos, si optas por un estilo de vida saludable, si trabajas únicamente para producir y ganar dinero o si guardas un equilibrio para contemplar una vida en armonía.

 

Sea cual sea tu meta, tenemos un manual de instrucciones por el cuál deberíamos basarnos siempre. Las Sagradas Escrituras nos enseñan las riquezas que el mundo jamás nos mostrará. Si todos consultáramos este "manual", como lo hacemos cuando compramos un electrodoméstico para evitar dañarlo o darle un uso para el que no fue creado, seguramente dejaríamos de llamar felicidad al cumplimiento de las metas finitas y estaríamos dejando de lado trabajar para la empresa más importante: el Reino de Dios.

 

Es sano hacer un alto en el camino y evaluar la cotidianidad, por ello, si descubriste que tienes un buen balance de tu vida laboral habrás hallado un parte de tranquilidad, tus compañeros de trabajo estarán felices de tenerte como parte de su equipo.  

 

Con toda seguridad Dios también quiere que lo ayudes, por medio de tus carismas, a que su amor llegue a muchas personas. Pero si lo que sientes es confusión frente a las respuestas, puedes empezar por “buscar primero el reino de Dios y su justicia y lo demás vendrá por añadidura” (Mateo 6, 33).

 

De este modo, sea cual sea el grado de amor que pones a lo que haces, del valor que le das, de la entrega o del objetivo que tienes frente a ganar dinero, solo hay una constante: Dios espera por ti y hoy te llama con cuerdas de amor para que juntos construyan sobre roca. 

Please reload

Posts destacados

¿QUÉ SIGNIFICA SER HUMILDE?

December 6, 2017

1/8
Please reload

Posts recientes

December 5, 2017

December 23, 2016

Please reload